Posts Tagged ‘Marruecos’

Comentarios desactivados en El encanto de Marruecos se llama Fez

El encanto de Marruecos se llama Fez


2014
10.18

Andar por esos laberintos de calles en Fez, te lleva en la imaginación a mundos pasados, en los que alfareros, forjadores y artesanos se mezclan con el visitante extranjero, que no deja de estar sorprendido observando sus gentes y oliendo el ambiente de los múltiples aromas que inundan la atmósfera de esta metrópoli del pasado.

La ciudad nueva, fue fundada por los franceses en 1920, pero no posee interés para el turista, Ffezez el Bali (“la vieja”) y Fez el Jedid o Fez la Nueva, una prolongación de la metrópoli anterior, surgida en la dinastía de los Benimerines durante el siglo XIII. Pero es, sin lugar a duda, el laberinto medieval con más de 9.400 calles, que comprende Fez el Bali lo más atractivo de Fez.

Los diferentes gremios profesionales de Marruecos que coexisten allí, se distribuyen en diferentes barrios dependiendo de la especialidad que ejercitan, se encuentran el barrio de los artesanos, el de los alfareros, forjadores, sastres… Perderte por el zoco de Fez, se traduce en todo un placer para los sentidos, si te dejas arrastrar por el instinto y el olfato.

Las calles, sinuosas y bastante estrechas, con las casas muy altas, dejan poco paso a los rayos de sol, proyectando unos juegos de luces y sombras enigmáticas y con misterio; algo que te aumenta la sensación de estar en otro mundo. Espejos, perfumes, palomas, platería, oro, babuchas, chilabas, tambores, verduras, frutas, alfarería, cerámica, hierbas (es legal), especias, fotos del rey, cereales, cristalerías y todo lo que puedas imaginar, todo todo, lo tienes aquí. El constante movimiento de los burros, cargados con mercancías de distintas procedencias, te lleva a un mundo de sueños roto nada más por el grito de “barak”, con el que el conductor del animal da aviso a los peatones del paso del asno.

 

Fuente: Desertline

Comentarios desactivados en Los cambios de la mujer en marruecos

Los cambios de la mujer en marruecos


2014
07.05

La mujer deja de encontrarse sujeta, para contraer matrimonio, a la tutela del marido, hermano o tutor. Los esposos serán los responsables familiares y pueden, por otro lado, establecer un contrato para gestionar –sobre bases equitativas– los bienes que se adquieran durante el matrimonio. La mujer dejará de prestar obediencia al marido. Podría divorciarse cuando así lo desease y comparecer ante el juez en compañía de su abogado. Es cierto que no se ha abolido el repudio (el derecho de separarse de la esposa sin que se tenga causa justificada) de forma definitiva, aunque en la práctica se ha imposibilitado. En cualquier caso, esta práctica vendrá a convertirse próximamente en un divorcio por vía judicial. La poligamia en Marruecos (incluida en el Corán) se hace prácticamente imposible; para que pueda ocurrir, el marido deberá reunir requisitos casi imposibles como, garantizar a sus mujeres la misma consideración e igualdad de afecto y tener el consentimiento de la primera esposa. La mujer, sin embargo, posee el derecho de que se haga constar la prohibición del repudio y la poligamia en el acta matrimonial.

Queda pendiente el tema de la herencia. La nueva “mudawana” no dice nada sobre ella. Continúa perteneciendo al ámbito religioso. La mujer tiene derecho, a la mitad de la parte que corresponda a su hermano. Esto es una cuestión peliaguda, pues se inscribe con la historia en el espíritu y la mentalidad del musulmán. Ni el rey, ni los miembros de la citada comisión –en la que se encontraban varias mujeres– se han atrevido a cambiar el sistema de la herencia. El progreso que observamos está en que, a partir de ahora, la mujer ya no está bajo la aprobación del marido. Son muchas las mujeres, muchas más en las zonas rurales, las que han estado repudiadas y abandonadas con sus hijos, viéndose en la obligación de tener que dejar su casa, para que la ocupe una recién llegada! El juez condenaba al marido al abono de una pensión, pero sin que existiera una verificación posterior del cumplimiento de la condena. A partir de ahora, la mujer tendrá los mismos derechos que el hombre y ambos acatarán las mismas leyes.viajes

Fuente: viajesmarruecos.com.mx