Comentarios desactivados en Residencia canina en Jaen, decidir entre macho y hembra

Residencia canina en Jaen, decidir entre macho y hembra

2018
03.13

 

residencia canina Jaen

Antes que un can entre en la familia, se tiene que conocer todo lo que resulte posible sobre sus peculiaridades y valorar si su tamaño, su carácter y sus necesidades son las más idóneas para nuestro cada día. No obstante, asimismo hay que tener en consideración otro aspecto: el sexo.

En la residencia canina Jaen, ahora te vamos a comentar sobre las diferencias existentes en su vida y comportamiento entre el macho y la hembra, para que puedas preveer algunas circunstancias instintivas de los canes.

Generalmente, la diferencia entre macho y hembra radica en múltiples aspectos que se deben valorar, como el tamaño, la fisiología y el comportamiento. Para comenzar, de manera frecuente los machos son de mayor tamaño que las hembras. Y pese a que esta diferencia prácticamente no se aprecia en ciertas razas, en otras implica una diferencia de múltiples kilogramos, como en el caso de muchos molosos.

El macho
En comparación con las hembras, es más usual que los machos muestren marcaje con orina, levanten la pata para mear, se vayan en busca de una hembra en celo, efectúen la conducta de monta y muestren agresividad cara a perros de su mismo sexo o bien otros tipos de agresividad ofensiva.
Pese a que la esterilización puede ayudar a supervisar algunos de estos comportamientos, las diferencias entre sexos se sostienen aun tras la esterilización, en tanto que extraer testículos o bien ovarios no altera la estructura del cerebro. Cerca del nacimiento, el cerebro de cada cachorro se desarrolla en sentido masculino o bien femenino, conque hasta sin hormonas sexuales se acostumbran a ver las diferencias entre perros y perras.

residencia canina Jaen

La hembra
Salvo que sea esterilizada, la hembra va a tener periodos de celo semestrales y, si no se quiere que se aparee, precisa una angosta vigilancia para evitarlo. El celo acarrea otro inconveniente que puede resultar incómodo, y es que la perra, en este periodo, tiene pérdidas de sangre a lo largo de unos catorce días. Además de esto, debido al propio sistema hormonal de la especie canina, los elevados niveles de progesterona tras el celo pueden provocar en las perras síntomas afines a la gestación, que pueden ser incómodos para el animal y para sus dueños (los mal llamados ‘embarazos psicológicos’). Se muestra inquieta, busca lugares apartados, adopta y resguarda objetos inanimados tal y como si fuesen cachorros, puede tener el abdomen relajado y las mamas hinchadas y puede llegar a generar leche. No obstante, con la esterilización desaparece el ciclo sexual y la posibilidad de tener una pseudogestación. Criar a una perra, puede ser una experiencia muy singular mas asimismo hay que tener en consideración como será el futuro de las crías.

Fuente: https://residenciaanimalpuertadeandalucia.es/

Tags:

Comments are closed.