Comentarios desactivados en Los materiales que dan garantia a los sofas de segunda mano

Los materiales que dan garantia a los sofas de segunda mano

2017
04.14

sofas de segunda mano

Los sofás están compuestos de diferentes materiales, conforme sea su destino en la confección de exactamente los mismos.

Tapicería: Hay una gran pluralidad de tapicerías: telas antimanchas, piel sintética, piel natural y otras materias naturales como el algodón o el lino, entre otros.
La tela sintética es sensible al calor, es muy resistente, se arruga poquísimo y fija verdaderamente bien los colores. Con respecto a su cuidado debe ser lavada con agua tibia y planchada al vapor. Además tienen la peculiaridad de que pueden ser mezcladas con fibras naturales, lo que hace que tengan mayor resistencia y durabilidad sin perder las particularidades naturales (aspecto, tacto, etc.).

 Las características particulares de las telas naturales, como el algodón y el lino, es que no fijan absolutamente bien los colores y tienden a arrugarse sin un tratamiento singular, pero al tiempo presenta ventajas como alta resistencia al rasgado, al roce y a la suciedad, son frescas, flexibles y agradables al tacto. Aparte de esto, hay que decir que actualmente la gran mayoría de los sofás, son desenfundables, lo que deja lavar con mayor sencillez las telas y que su mantenimiento sea más accesible y simple.

Rellenos: La enorme mayoría de los sofas de segunda mano, vienen rellenos normalmente con espuma de poliuretano. Su calidad depende de la densidad de la espuma, y conforme sea, esta tardará más o menos en deformarse. Un sofá de calidad se aprecia duro y suave, uno de mala calidad blando y poroso. Los sofás además pueden venir rellenos con fibra de poliéster (se aplana de forma rápida) o de plumas (son cómodos, pero pierden la forma, se compactan y resulta necesario ahuecarlos casi cada vez que se empleen). Lo más recomendable es una mezcla de plumas y espuma o fibra de poliéster. Los almohadones individuales le darán un aspecto mullido y las planchas uno más recto y abierto, pero menos agradable.

Armazón del sofá: Las patas son la base del sofá y es recomendable que estas formen parte de la estructura, para de esta forma conseguir mayor firmeza. Los materiales más recomendables por su durabilidad son el roble, el fresno y la haya, aunque también son las más caras. Los marcos en aglomerado, plástico o metal no son por lo general utilizados puesto que tienden a deformarse y agrietarse.
Si tienes inconvenientes de espacio o precisas camas auxiliares, en sofas segunda mano hallarás los sofás cama como una solución. Existen multitud de modelos y diseños y son muy prácticos puesto que cumplen una doble función.

Un sofá es recomendable que sea algo duro, puesto que con el tiempo y el uso que se le dará, acabará por hundirse y deformarse.
En el instante en que te sientes, son dos los aspectos que debes tener en cuenta: para que sea más simple incorporarse, las caderas nunca deben quedar en un plano inferior a las rodillas, al apoyar la espalda con el respaldo del sofá, tenemos que poder descansar los pies en el suelo y tampoco debe presionar el borde del asiento la parte posterior de la rodilla.

Tags:

Comments are closed.