Comentarios desactivados en Clips en las mejores hipotecas domesticas

Clips en las mejores hipotecas domesticas

2015
11.12

Si el Euribor baja, no solo se debe abonar al banco la cuota conforme el género de interés pactado, sino más bien asimismo la diferencia con el valor real de este índice.

Frente a la complejidad a la que se encaran muchas familias para abonar su hipoteca, abundantes clientes del servicio han empezado a leer detenidamente con cierto miedo los detalles de sus contratos. Habitualmente, se firman cláusulas y condiciones muy desfavorables para una economía familiar, entre ellas el “clip hipotecario”. Con este producto, el usuario se cerciora de que no va a pagar más de un determinado porcentaje aunque suba el Euribor. Más si baja, no sólo se va a pagar la cuota conforme el género de interés pactado, sino asimismo se va a tener que abonar al banco la diferencia con el valor real de este índice.

Cláusulas y condiciones desfavorables.

La crisis, ha dejado al descubierto las fisuras del sistema de finanzas que, en contraste a los ordenadores, no tiene un modo a prueba de fallos. La arquitectura del ámbito inmobiliario, se ha agrietado y los productos que en tiempos de bonanza económica funcionaban sin inconvenientes, se han transformado en un abismo amenazante para muchas familias con hipoteca. Cientos de personas, frente a la imposibilidad de proseguir con los pagos, se dirigen a sus entidades para exponer su situación y descubrir qué opciones  y alternativas hay. De esta manera, se ha comenzado a charlar de reunificación de las deudas, declaraciones de insolvencia familiar o bien subrogación de las hipotecas. Conceptos hasta no hace mucho extraños, lejanos o bien desconocidos para la mayoría de la población endeudada.

El costo por adelantar la cancelación, puede llegar al quince por ciento del importe del clip que se contrató. Aparte de informarse sobre el sistema normalmente, los clientes del servicio han comenzado a traducir los detalles de sus contratos particulares y han descubierto (en muchas ocasiones con sorpresa, otras tantas con indignación) que habían firmado cláusulas y condiciones muy desfavorables para su economía familiar.

Hacer preguntas es el procedimiento más directo para conseguir información. El inconveniente es que las respuestas no siempre y en toda circunstancia agradan. Menos todavía, cuando se consiguen tras haber estampado la firma en un documento vinculante, que compromete a cumplir con unas cuestiones que ni tan siquiera se habían considerado y cuando, en apariencia, ya no se puede hacer nada. Tras la cláusula del suelo, entre los descubrimientos más desapacibles y comunes es el de los llamados “clips hipotecarios”.

Radiografía del clip

Este producto para las mejores hipotecas (vendido por los bancos como un seguro frente a la subida del Euribor) tiene más de un nombre. Su denominación original es swap, si bien en España se le conoce más como clip hipotecario (o bien bono clip). Y estos no son sus únicos apodos. Asimismo se habla de él como cobertura de tipos, cobertura hipoteca, cuota segura o bien permuta financiera. Cualquiera de estas expresiones hacen referencia a lo mismo.

¿De qué forma marcha? De entrada, opera como un seguro contra la subida de las clases de interés. Es un producto derivado, de forma que no figura en las escrituras del inmueble ni en el contrato de la hipoteca, sino se firma con el banco en un documento aparte. Al contratar este producto, el usuario cuya hipoteca está sujeta a un género de interés variable, se cerciora de que no va a pagar más de un determinado porcentaje, si bien este suba y, además de esto, en un caso así está en su derecho a cobrar la diferencia. Si el contrato establece un tipo máximo del 3,50 % y el Euribor alcanza el 5% , el cliente del servicio va a pagar su cuota, con arreglo al género de interés que ha contratado y, paralelamente, va a recibir un abono del banco pertinente a la diferencia (1,50 % ). El producto, expresado de este modo, tienta a cualquiera: evita que la cuota se vaya por las nubes y, encima, deja conseguir dinero.

¿Dónde se encuentra el inconveniente? La contrapartida es que, aparte de establecer un “techo”, asimismo fija un “suelo”, y cuando el tipo de interés cae en picado, como ha ocurrido en el último año, empiezan los inconvenientes. En resumen, el inconveniente brota cuando el Euribor baja. En un caso así, alguien que ha contratado un clip hipotecario, no solo va a pagar la cuota conforme el género de interés pactado, sino más bien asimismo la diferencia con el valor real del Euribor. Si este índice se cae al 1,50 %, el usuario abonará su 3,50 % frecuente y, por si fuera poco, va a pagar a la entidad la alteración (en un caso así, un 2% ).

mejores hipotecas                   Fuente: Fercogestion

 

Tags:

Comments are closed.