Comentarios desactivados en Caldeamiento de las piscinas para su uso continuo

Caldeamiento de las piscinas para su uso continuo

2014
10.17

Los momentos del uso de la piscina, se restringe a la estación veraniega. Con la calefacción solar de la piscina, se pueden ampliar esos momentos por lo menos desde Septiembre hasta Abril.

En nuestro país la utilización de la piscina queda restringida a los meses del verano (con la excepción de Canarias, donde se puede disfrutar todo el año). Con los sistemas solares, se puede ampliar su uso desde Junio a Septiembre / Octubre.

Normas básicas de la climatización de piscinaspiscinas

Como norma generalizada, la calefacción y climatización de cualquier espacio, se rige según el principio por el cual tendremos que aportar tanto calor como el que se pierde por los muros o paredes que delimitan ese espacio.

Para ello debemos cuantificar el calor que se pierde, en función de la conductividad de dichas paredes y la relación de temperaturas entre el área calefactada y el exterior. También debemos de tener en cuenta las ganancias de calor debidas a la exposición al sol o a otros factores.

Se puede afirmar que deberemos aportar tanta energía calorífica, como lo que resulte de la diferencia entre pérdidas y ganancias. Lógicamente si las ganancias igualan o superan a las pérdidas no será necesaria la utilización de ningún sistema de calefacción. Pero si no quieres liarte mucho, deja esto para especialistas como pensilandia, pues son todo unos expertos.

En el caldeamiento de piscinas, rigen los mismos principios con alguna particularidad:

En primer lugar, estamos hablando de un espacio que contiene agua. El agua es una sustancia que posee un gran poder calorífico, lo que quiere decir que para lograr que alcance una determinada temperatura, es preciso suministrarle una gran cantidad energética. El agua tiene tendencia a conservar más fácilmente que otras sustancias el calor. Es lo denominado inercia térmica. En comparación con el aire, el agua precisa alrededor de 5 veces más energía que el aire para subir 1 grado centígrado de temperatura, tardando mucho más tiempo en perder ese calor.

Debemos mencionar, que las piscinas son espacios a calefactar colocados la mayor parte de las veces al aire libre, con lo que el agua tiene una gran contacto directo con el aire exterior, por el que se pierde una gran cantidad de calor. En el caso de piscinas cubiertas este factor es distinto, aminorando las pérdidas a través de la superficie, en un grado muy importante.

Tags:

Comments are closed.